Porteo saludable

Mis compis de www.espaciomenteysalud.es han escrito un artículo muy interesante sobre todas las cosas positivas que podemos obtener con el uso de portabebés. 

VENTAJAS DEL USO DE PORTABEBÉS

En la sociedad actual, los papás y mamás están muy acostumbrados al uso del carrito para transportar a sus hijos. Parece la estrategia más cómoda para ambos. Sin embargo, a pesar de que a simple vista el bebé puede parecer que está muy a gusto y que el carrito da mucha independencia, se pueden obtener muchas más ventajas utilizando un portabebé, siempre y cuando el tipo elegido sea adecuado para el uso que le vamos a dar.

Una de las principales preocupaciones de los padres y madres cuando tienen un bebé, es que este crezca sano y se sienta querido. Los portabebés nos ayudan en esta tarea, además del buen hacer de papá y de mamá, claro está.

La posición en la que va el bebé, beneficia el desarrollo adecuado de sus caderas. Después de nacer, tienen que pasar unos meses hasta que las articulaciones se estiren hasta la posición natural. Según el International Hip Displasia Institute (Instituto Internacional de Displasia de EEUU), el peque debe ir colocado en la posición que se conoce como “de jinete? o “de rana?, es decir, las caderas abiertas con los muslos apoyados y la correcta inclinación de las caderas y las rodillas. De esta manera la posición que tienen las caderas del bebé en sus primeros meses es similar a la posición que tenían en el vientre materno y previene el desarrollo de displasia de cadera (una deformación de la cavidad donde va encajada la rótula de la cadera por someter al bebé a una posición de piernas extendidas, que puede llevar a una dislocación permanente de la misma).

Por otro lado, cuando un bebé siente que sus necesidades afectivas y físicas son atendidas, desarrollará un apego seguro, basado en la confianza y seguridad en sus papás. El contacto físico que se establece utilizando un portabebé es mucho más estrecho, permite que la comunicación entre papá/mamá y bebé fluya de una forma diferente y facilita al porteador identificar de manera más clara las necesidades del bebé y responder a ellas de una forma más eficaz. Al cubrir las necesidades de manera más rápida, el desarrollo emocional del bebé se ve favorecido por la sensación de seguridad que ello le aporta. Además, el contacto “piel con piel?, el sentir cerca los latidos del corazón y el suave movimiento oscilante al caminar recuerdan al bebé el momento en el vientre materno y le aportan sensación de calidez y cercanía, lo que se traduce en que el bebé se siente más tranquilo y querido. Esto hace que disminuyan el nerviosismo y los episodios de llanto y aumenten los periodos de sueño, bienestar para los papás y bienestar para el bebé.

 

La regulación de la temperatura corporal es algo que a los bebés les cuesta al principio. Pueden ir abrigaditos para que no pasen frío, sin embargo, no hay nada como la calidez parental que aporta el contacto físico al llevar al niño/a en el portabebé.

El contacto “piel con piel” con la madre, hace que ésta segregue una hormona llamada oxitocina, encargada de provocar la subida de la leche. Esto, unido a la facilidad y discreción que supone darle el pecho al bebé cuando va en el portabebé, facilita la lactancia materna. Esta hormona ayuda también a la prevención de la depresión post parto y, en el caso de haber desarrollado una depresión de este tipo, el uso del portabebé puede resultar terapéutico en la superación de la misma al ayudar a la conexión emocional con el niño/a.

Cuando se usa un portabebé, en vez de ver el mundo desde abajo (desde el carrito se tiene una visión muy limitada: solo se ve el suelo y las piernas de los adultos), enseñamos al niño/a el mundo desde nuestra altura. Además, al permitir a quien lo lleva tener las manos libres para poder realizar cualquier tipo de tarea (cocinar, hacer la compra, pasear, leer, llevar a los niños al cole, etc.), introduce al niño activamente en la vida cotidiana, dándole una perspectiva “adulta?, permitiéndole interactuar muy pronto con el entorno que le rodea y ofreciéndole un amplio abanico de estímulos y experiencias.

Y además de todos estos beneficios para papás y bebés, no podemos olvidar que la eliminación de las barreras arquitectónicas es la principal ventaja que los usuarios de portabebés destacan, pueden acceder con facilidad a cualquier lugar (autobús, escaleras, montaña, playa,…), sitios a los que con un carrito resultaría engorroso e impensable, y pueden realizar cualquier tipo de tarea sin tener que renunciar estar con su hijo/a. Esto ayuda también a los padres a no sentirse limitados en ningún momento para realizar cualquier tipo de actividad y poder compartirla con los más pequeños de la casa.

Existen muchos detractores del uso de portabebés, que les acusan de ser un riesgo para la espalda de los porteadores. Sin embargo, el portabebé es muy cómodo tanto para el bebé como para quien lo lleva. A diferencia de lo que pueda parecer, el portabebé (siempre que se coloque de una manera adecuada) reparte el peso entre la espalda, los hombros y el torso, por lo que, además de favorecer la higiene postural, ayuda al porteador a ganar tono muscular. Lo esencial es elegir un portabebé adecuado, teniendo en cuenta para ello el peso del niño/a y las situaciones para las que lo vamos a utilizar.

Si eres un usuario de portabebés esperamos tu opinión, así ayudarás a otras personas indecisas a que decidan si usarlo o no.

 

Equipo de Espacio Mente y Salud

Centro de Psicología en Zaragoza

www.espaciomenteysalud.es

 

 

Soy Laura, psicóloga y asesora e instructora de porteo ergonómico, al frente de Pajarito Pinzón desde 2013. Mi objetivo es dar a conocer al máximo todos los beneficios que el porteo nos puede dar tanto a los adultos y a los bebés y ayudar a las familias a encontrar el portabebés que mejor se adapte a sus necesidades.

blog portabebés

¿Quieres recibir nuestro boletín? ¡Suscríbete!


Próximos eventos

No hay próximos eventos actualmente.

veo-bio-juguetes-de-madera
cirque-magique

No hay comentarios
 

Deja un comentario