Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ver más información aquí.

aceptar

Estas son algunas de vuestras dudas relacionadas con el porteo que hemos recibido en la web, por e-mail, por las redes sociales o en persona en las asesorías o talleres.

1.¿Se puede portear a un bebé desde su nacimiento?

Por su puesto, siempre que utilices un portabebé adecuado para esta etapa del bebé. Los fulares elásticos y tejidos, las bandoleras de anillas y los mei tais evolutivos son los portabebés más indicados para portear a los bebés en sus primeros meses, porque le dan el soporte necesario a la espalda del bebé y se adaptan muy bien a su cuerpecito. Algunas mochilas portabebés incorporan sistemas de adaptación para bebés recién nacidos. Estos sistemas, colocan al bebé a una altura más adecuada y ayudan a que la posición de sus piernas sea adecuada. Se pueden usar con recién nacidos, pero no dan el ajuste óptimo a la espalda del bebé que le dan los fulares, bandoleras o mei tais.

2. ¿Hasta cuándo se puede portear?

La etapa de porteo durará hasta que ambos queráis, siempre que utilicéis un portabebé adecuado en cada etapa. El final del porteo suele llegar como máximo a los 5 años aproximadamente. Conforme el niño vaya creciendo habrá menos periodos de porteo, entonces tendrás que adecuar el portabebé, decantándote por uno que soporte el peso de manera adecuada para ambos.

3. ¿Qué posición es mejor, tumbado o erguido?

La posición correcta para portear es erguido, ya que es la que respeta la curvatura y posición natural del bebé. La posición de cuna puede adoptarse en algunos portabebés

(bandoleras de anillas y fulares) para momentos puntuales, pero siempre supervisando que la barbilla del bebé no queda demasiado pegada a su pecho, lo cual supondría obstruir sus vías respiratorias.

4. ¿El bebé va mucho mejor mirando hacia afuera para que esté estimulado y no se pierda nada, no?

El bebé debe ir siempre mirando al porteador, tanto si va colocado delante o a la espalda, nunca mirando hacia afuera puesto que es una posición antinatural, forzando la curvatura natural de la espalda del bebé e impidiendo la posición de ranita recomendada. Además, mirando hacia afuera estás evitando que el bebé si se cansa o asusta pueda refugiarse en un lugar seguro y si se duerme no podrás mantener su cabecita sujeta.

5. ¿Y esto no te machaca la espalda al llevar al niño a cuestas todo el día?

Tanto con los fulares portabebés como con las mochilas ergonómicas, si los usamos correctamente, conseguimos que el peso del bebé se reparta entre nuestra cadera y nuestros hombros, evitando así sobrecargar la espalda. El porteo es un ejercicio estupendo para fortalecer nuestra musculatura sin dañar la espalda puesto que integra el peso en el eje del porteador. La espalda sufre más al coger un bebé sin ningún portabebé.

6. Cuando le dé el sol mejor taparle bien la cabecita, ¿verdad?

Muchos modelos de mochilas portabebé disponen de una capucha para esta función. Siempre y más aun con bebés recién nacidos es importantísimo comprobar que tienen las vías respiratorias despejadas. También es importante que la barbilla el bebé no toque su propio pecho, para que tenga las vías respiratorias completamente abiertas.

Cuando haga sol puedes usar la capucha en el caso de las mochilas o mei tais o utilizar un gorrito para proteger su cabecita.

7. ¿Y no se cae?

Haciendo un uso correcto del portabebé, siguiendo las instrucciones del fabricante, no hay ningún problema, los portabebés correctamente usados son seguros para el bebé.

8. ¿No dan demasiado calor?

Hay que tener en cuenta que el portabebé es como mínimo una capa más de ropa, pero sobre todo quien da más calor es el niño/a. Por ello en épocas de calor, es preferible portear a la cadera o a la espalda, utilizar nudos de una sola capa en el caso de los fulares y utilizar tejidos naturales (algodón, lino, cáñamo, bambú,…) porque son más frescos.

9. ¿Y no se agobia ahí dentro?

Cada bebé es un mundo, puedes hacerlo todo bien y que a tu bebé no le guste. En la gran mayoría de los casos los bebés se adaptan perfectamente puesto que lo que necesita un bebé es sentirse arropado y protegido por su figura de referencia.

10. ¿Un fular largo de los que uso para el cuello no me serviría como portabebé?

No, un fular portabebé no es un simple trozo de tela, los fulares tejidos en su mayoría están tejidos de una forma especial (sarga cruzada, sarga diamante,…), lo que proporciona un óptimo ajuste, resistencia y comodidad para soportar el peso del bebé, y los fulares elásticos además de su resistencia también están diseñados para una mayor comodidad y ajuste perfecto para los primeros meses del bebé.

11. ¿Se acostumbrará el niño a ir en brazos?

Ir en brazos no es una mala costumbre, sino que es algo necesario por el desarrollo. Además, así el niño se siente protegido y querido, dándole la confianza suficiente para “independizarse” cuando sea su momento.

12. ¿Y si te caes?

Efectivamente, puede existir el riesgo de caerse, al igual que puede ocurrir con cualquier actividad. Al portear y tener los brazos libres se gana autonomía y al tener el peso del bebé integrado en el propio eje se gana equilibro y seguridad en los movimientos, por lo que la probabilidad se reduce.

13. ¿Cuántas horas al día se puede portear?

Puedes portear el tiempo que quieras siempre que disfrutes de ello yque veas que tu bebé se siente cómodo. En el caso de largos periodos de tiempo es recomendable utilizar un portabebé ergonómico que reparta el peso en ambos hombros y cadera. Y si estás empezando a portear, es mejor hacerlo inicialmente en periodos cortos para ir fortaleciendo la espalda poco a poco e ir aumentando progresivamente.

14. ¿Por qué son tan caros los portabebés ergonómicos?

Hay portabebés ergonómicos de todos los precios y todo el mundo puede encontrar alguno que se adapte a sus necesidades. Cuando pensemos en el precio tendremos que tener en cuenta que están realizados con materiales que cumplen una serie de requisitos que los hacen adecuados para portear de manera segura: costuras firmes, materiales libres de colorantes tóxicos y metales pesados, tejidos resistentes,…

15. ¿Los portabebés se pueden lavar en la lavadora?

Si, las recomendaciones que habrás de seguir serán similares a las de lavar cualquier prenda de de bebé y atendiendo al tipo de tejido en el que está confeccionado el portabebé. Es importante seguir siempre las recomendaciones del fabricante.